Alergias y contaminación. ¿Qué relación tienen?

Alergias y contaminación. ¿Qué relación tienen?

¡Ya está aquí la primavera! Y cada año es lo mismo: millones de españoles viven una verdadera pesadilla. Uno de cada 3 españoles tiene una alergia respiratoria. Es 10 veces más que hace 50 años. La mala noticia es que los síntomas de estas alergias empeoran con la contaminación del aire, ya sea por culpa de las partículas finas o de los gases tóxicos.

Une enfermedad no tan bien conocida…

Después de los resfriados del invierno llegan las alergias… la nariz constipada, los ojos rojos, la garganta que pica, los estornudos incesantes, se parece a un resfriado, pero en realidad son los síntomas de una alergia respiratoria, conocida como la “fiebre del heno”.

A pesar de que las alergias son parte de las patologías más extendidas, son todavía infra-diagnosticadas según varios alergólogos. El problema se debe a que faltan alergólogos en España. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que haya dos alergólogos por cada 100.000 habitantes.

Dos tipos de alergias respiratorias

Existen las alergias persistentes – que duran todo el año – y las alergias estacionales (que surgen en primavera).

Una alergia respiratoria es una inflamación de las fosas nasales. Se debe a una reacción excesiva del cuerpo a un alérgeno como el polen.

La vuelta de la primavera provoca la floración y la difusión de esos pólenes en el aire. Una alergia respiratoria provoca picores en nariz y ojos, estornudos, una disminución del olfato, pero también fatiga, tos y ataques de asma.

La primera causa: nuestro modo de vida

El aumento de las alergias respiratorias está íntimamente vinculado a nuestro ámbito de vida urbana: en una ciudad, nuestras defensas inmunitarias se debilitan. Los pequeños pisos, aislados y climatizados, favorecen la proliferación de los ácaros. A los ácaros, hay que adjuntar los pelos de nuestras mascotas (ellos también desencadenan alergias).

alergia y contaminacion

Nuestro sistema inmunitario no se adapta lo suficientemente rápido: el cuerpo reacciona de manera inapropiada y excesiva. Y la utilización de antibióticos no ayuda… Lo peor es que la lista de alérgenos no acaba aquí: contaminación exterior (partículas finas, Diesel) e interior (tabaco, metales pesados, COV, formaldehído…) favorecen los síntomas. Quedarse en casa no es la solución. Los contaminantes exteriores penetran en casa a través del sistema de ventilación y la infiltración (ventanas, puertas, chimeneas…) y se juntan a los contaminantes interiores. Una vez dentro de casa, los pólenes pueden guardar su capacidad alergénica hasta un año.

¿Por qué la contaminación agrava las alergias?

El número de urgencias por asma aumenta del 2 al 7% cuando pasamos a un nivel alto de contaminación.

Los contaminantes aumentan la toxicidad del polen:

– Las partículas como el ozono, el SO2 y el NO2 fracturan los pólenes: en consecuencia, los pólenes emiten alérgenos.

– Algunos contaminantes gaseosos (NO2) provocan la emisión de partículas nocivas por el polen.

– Durante su viaje, el polen recoge contaminantes. Sirven de modo de transporte.

Además, las partículas finas inhaladas irritan la mucosa respiratoria y ocular, lo que hace que las vías respiratorias sean más receptivas y faciliten la accesibilidad del polen en el cuerpo. La sensibilidad de los individuos al polen aumenta así durante los picos de contaminación. Es por eso que incluso en las ciudades donde hay pocos árboles y plantas alérgenas, la población de la ciudad sea sensible a las alergias.

Embarazos y alergias

Muchas mujeres alérgicas experimentan un cambio en los síntomas durante el embarazo. Pueden aumentar o disminuir según la persona. Según el doctor Nhân Pham-Ti, las hormonas son responsables de ese cambio. El embarazo puede provocar asma. La madre debe protegerse contra todos los factores agravantes, y en primer lugar, la contaminación. El asma mal controlado puede tener consecuencias muy graves para la madre (tensión, anemia, riesgo de aborto) y el feto (retraso en el crecimiento, parto prematuro, malformaciones).

Consejos para combatir las alergias respiratorias:

1. Controle los picos de contaminación y los picos de polen

2. Evite el ejercicio físico y los deportes cuando hay mucha contaminación

3. Airee brevemente durante la mañana y por la tarde, y deje las ventanas cerradas el resto del día

4. Seque la ropa adentro en lugar de afuera

5. Mantenga su ionizador TEQOYA cerca de usted

6. Reciba un diagnóstico para identificar a qué polen es sensible

7. Cambie la ropa y lave su cabello más a menudo, el polen se pega a las fibras y a la ropa

8. Finalmente, no olvide tomar medicamentos antihistamínicos

“El aumento en la frecuencia de las alergias en los últimos años coincide con el aumento de la contaminación del aire. La contaminación no es la causa directa de la rinitis alérgica, pero empeora sus síntomas y aumenta la duración de la temporada del polen.”

subscribete a la newsletter