Contaminación del aire interior: luchar contra los microorganismos

Contaminación del aire interior: luchar contra los microorganismos

Los microorganismos afectan directamente la calidad de nuestro aire interior. La proliferación de esos microorganismos puede tener efectos nefastos sobre la salud: problemas respiratorios o oculares, reacciones de hipersensibilización, etc. Para prevenir esos efectos negativos, es esencial saber identificar las principales fuentes y tomar ciertas medidas a diario.

1. Luchar contra el moho

El moho es una fuente de microrganismos: hongos microscópicos que aman a los lugares calientes y húmedos. Por ejemplo: la sala del baño, la bodega… Según el Observatorio de la Calidad del Aire Interior (institución francesa – OQAI), 37% de las habitaciones tienen estos tipos de microorganismos. La mayoría de la contaminación pasa desapercibida a simple vista.

El moho se reproduce liberando en el aire interior toxinas y substancias volátiles en grandes cantidades. Las esporas de moho son inhaladas por el hombre al mismo tiempo que el polen, el polvo y otras partículas finas y ultrafinas. Pueden causar síntomas respiratorios pulmonares o ENT, rinoconjuntivitis, sinusitis…

Recomendaciones:

  1. Mantenga un nivel de humedad de 40 a 60% y una temperatura del aire interior entre 18 y 22 grados.
  2. Esté atento a la aparición de manchas verdes o negruzcas sobre las paredes, suelos y techos, habitaciones cálidas y húmedas (baños, cocina, bodega, etc.)
  3. Si tiene moho en casa, pase una esponja empapada de lejía y deje actuar un día entero. Luego, lave la superficie contaminada.

2. Acabar con la proliferación de las bacterias y de los virus

Las bacterias son microorganismos. Son pequeños organismos unicelulares que tienen aproximadamente un micrón de tamaño. En general, el interior de los edificios tiene un mayor nivel de bacterias que el aire exterior. Estos proliferan significativamente más en invierno que en verano, debido a la falta de aireación de la vivienda.

Los virus son menos problemáticos que las bacterias porque la transmisión de estos microorganismos, por ejemplo, resfríos o gripe, ocurre cerca o en contacto con un huésped infectado. Los virus no sobreviven mucho tiempo en suspensión en el aire.

Recomendaciones:

  1. Evite la humedad: ventile o use un deshumidificador si es necesario.
  2. Limite la acumulación de polvo en el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado de su hogar.
  3. Recuerde ventilar su casa, incluso en invierno. Es muy importante.
  4. Además de la ventilación regular de la casa, un purificador de aire es la forma más efectiva de eliminar bacterias y virus en el interior.

 

contaminacion del aire interior

3. Luchar contra los ácaros

Los ácaros, pequeños animales microscópicos de la familia de las arañas – se agregan a la lista de microorganismos. Les gusta la ropa de cama, los sofás de tela y los sillones, alfombras, cortinas, alfombras, etc. Se alimentan de fibras textiles y caspas de piel humana. Sus excrementos y restos de conchas pueden contener alérgenos que se pueden encontrar en el aire en forma de micropartículas (¡siga leyendo!).

Para evitarlos:

  1. Evite la humedad y no sobrecaliente su casa (22 ° grados máximo).
  2. Evite las telas textiles (sofás y sillones de telas, alfombras, cortinas, alfombras …).
  3. Use cubiertas antiamarillas integrales para camas, somieres con tablillas.
  4. Aspire su casa regularmente.

4. Limitar la presencia de alérgenos

Los insectos, los ácaros y las plantas emiten alérgenos. Esos agentes microscópicos pueden generar violentas reacciones del sistema inmunitario (alergias) después de un contacto, ingestión o inhalación. Pueden provocar rinitis, infecciones de ojos, problemas oculares…

Los alérgenos de los animales

Las alergias debidas a los animales ocurren principalmente en invierno. La casa está cerrada y el animal se queda dentro, contaminando el aire interior.

  1. Cepilla y lava a tu mascota regularmente.
  2. Prohibirle el acceso a los cuartos.
  3. Aspire varias veces a la semana.

Alerta polen

El regreso de la primavera provoca la floración y, por lo tanto, la difusión del polen en el aire. Puede penetrar dentro de las viviendas por el sistema de ventilación e infiltración (ventanas, puertas, chimeneas). ¡El polen y la contaminación forman un cóctel peligroso!

La contaminación (por ejemplo, el ozono) actúa sobre la estructura del polen y refuerza su alergenicidad. Por lo tanto, es esencial limitar la proliferación de polen en el aire interior.

  1. Esté atento a la contaminación y los picos de polen.
  2. Asegúrese de renovar el aire dentro de su hogar, preferiblemente aireando por la mañana y por la tarde.
  3. Tenga cuidado con algunas plantas de interior, que diseminan pólenes alergénicos en la vivienda.
  4. Cámbiese de ropa y lávese el cabello con más frecuencia, porque el polen se coloca aquí.
  5. Seque la ropa en el interior en lugar de al aire libre.

Un purificador de aire puede ayudarle a combatir mejor las alergias de la primavera. Los purificadores de aire TEQOYA, fáciles de usar y silenciosos, son los más adecuados.

Descubre toda la gama TEQOYA.

 

subscribete a la newsletter