La ionización natural

La ionización natural

La suciedad de las capas inferiores de la atmósfera crece. Hemos tenido que identificar los contaminantes responsables y a su vez su relación con los iones, para poder elaborar purificadores de aires potentes. Pero si la naturaleza nos deja ver la temperatura, la humedad del aire, la presión y los movimientos del aire que nos rodea, la electricidad – esa misteriosa energía – no se deja observar tan fácilmente…

La manifestación natural de la ionización

Los signos de los iones son dobles: positivos y negativos. Se agrupan alrededor de las partículas en suspensión para formar iones gigantescos. Esos iones gigantes se pueden ver: forman humo o niebla al horizonte. Las propiedades de esos iones dependen de las partículas en la cual se fijan.

Algunos ejemplos de iones:

  1. Iones negativos: O- y OH-
  2. Iones positivos: N+, CO2+, H+, H3O+

Algunos iones han sido aislados pero la lista sigue parcialmente desconocida…

Explicaciones sobre los tipos naturales

Móviles y muy pequeños, los iones negativos tienen una duración de vida más limitada que los iones positivos. Sin embargo, aportan beneficios a la salud humana cuando los iones positivos son fuentes de malestar y problemas respiratorios.

El problema es que los iones positivos son más numerosos y más resistentes. Los fenómenos meteorológicos naturales como el sol, la humedad, la lluvia, la presión atmosférica o la tormenta modifican constantemente la naturaleza y la cantidad de iones en la atmósfera.

De la misma forma, los ámbitos creados por el hombre modifican la ionización del aire. El humo del cigarrillo, la calefacción de un radiador eléctrico y el aire acondicionado destrozan los iones negativos y aumentan los iones nocivos. Y podríamos seguir hablando de los residuos industriales, principales matrices de iones positivos…

Efectos de los iones negativos

Los iones negativos son… positivos. Aumentan la capacidad física y la resistencia del hombre. Con su acción ansiolítica, mejoran las reacciones psicomotoras en situación de estrés.

La influencia de la aeroionización negativa depende de la emotividad de cada uno: las personalidades ansiosas benefician mucho más de la contribución de los iones negativos, debido a los efectos favorables sobre el comportamiento de los iones negativos.

Debido a las dificultades para identificar y medir con precisión la ionización, la comodidad y el estado de ánimo son difíciles de objetivar y cuantificar. Sin embargo, el simple ejemplo de la tormenta, fuente de incomodidad física y psíquica cuando se acerca y de alivio cuando ha pasado, refleja el antagonismo de los efectos de los iones positivos y negativos.

Otros ejemplos: nos sentimos agobiados en una sala cerrada y poco ventilada, mientras nos sentimos liberados al borde del mar. De la misma manera, una ciudad contaminada es fuente de iones positivos y de “opresión”.

Es la razón por la cual, Teqoya ha creado un ionizador: genera iones negativos que neutralizan las partículas finas y contaminantes.

subscribete a la newsletter