Primera conferencia de la OMS sobre contaminación del aire y la salud

Primera conferencia de la OMS sobre contaminación del aire y la salud

Del 30 de octubre al 1 de noviembre, hubo la primera conferencia mundial sobre la contaminación del aire y la salud en Ginebra, en la sede de la OMS.

Varios asuntos han sido evocados, como la contaminación interior, los efectos de la contaminación sobre la salud, los gestos para reducir la contaminación del aire y para mejorar la salud de los más jóvenes.

La contaminación sobre los más jóvenes

Cada día, el 93% de los niños de menos de 15 años en el mundo (es decir 1.8 mil millones de niños) respiran un aire tan contaminado que su salud y su desarrollo están en grave peligro.

Muchos de ellos morirán de la contaminación: la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en 2016, 600.000 niños murieron por infecciones agudas del tracto respiratorio inferior debido a la contaminación del aire.

Un nuevo informe de la OMS sobre la contaminación del aire y la salud infantil (Prescribing clean air) analiza el elevado coste que la contaminación del aire ambiental (exterior) y la contaminación de las viviendas afectan la salud de los niños en todo el mundo, particularmente en países de ingresos bajos y medios. Este informe aparece en vísperas de la primera Conferencia Mundial de la OMS sobre la Contaminación del Aire y Salud. Revela que cuando las mujeres embarazadas están expuestas al aire contaminado, tienen más probabilidades de dar a luz prematuramente o dar a luz a recién nacidos de bajo peso. La contaminación del aire también tiene implicaciones sobre el desarrollo neurológico y las capacidades cognitivas, y puede provocar asma y algunos cánceres infantiles.

Los niños que han sido expuestos a altos niveles de contaminación del aire pueden tener un alto riesgo de contraer enfermedades crónicas en el futuro como las enfermedades cardiovasculares.

 

“La contaminación del aire envenena a millones de niños y destruye sus vidas”, dice el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. “Es inexcusable. Cada niño debe poder respirar un aire no contaminado para crecer y florecer completamente “.

 

Una de las razones por las que los niños son particularmente vulnerables a los efectos de la contaminación del aire es que respiran más rápido que los adultos y, por lo tanto, absorben más contaminantes. También viven a una distancia más baja del suelo, donde algunos contaminantes alcanzan niveles récord, en un momento en que sus cerebros y cuerpos están en pleno desarrollo.

Los recién nacidos y los niños pequeños también son más sensibles a la contaminación del aire en interiores, donde las técnicas y los combustibles utilizados regularmente para cocinar, calentar e iluminar son contaminantes.

oms contaminacion aire

“La contaminación del aire dificulta el desarrollo del cerebro de un niño y afecta su salud de muchas maneras, más de lo que creemos. Pero hay muchas formas simples de reducir las emisiones de contaminantes peligrosos “, dijo la Dra. María Neira, Directora de la Salud Pública, Determinantes Sociales y Ambientales de la Salud de la OMS.

La contaminación del aire y sus efectos en la salud, un pesado balance.

Hemos podido sacar varias estadísticas y conclusiones después de la conferencia de la OMS:

> La contaminación del aire causa el 29% del cáncer de pulmón y el 25% de las muertes por enfermedades del corazón

> La contaminación del aire afecta el desarrollo neurológico: Los resultados de los tests cognitivos son más bajos; la contaminación tiene consecuencias negativas para el desarrollo mental y motriz.

> La contaminación del aire daña la función pulmonar de los niños incluso en niveles de exposición bajos.

> A nivel mundial, el 93% de los niños menores de 15 años están expuestos a niveles de partículas finas en el ambiente (PM2.5) por encima de los niveles recomendados por las directivas de la OMS sobre la calidad del aire, incluidos 630 millones de niños menores de cinco años y 1.800 millones de niños menores de 15 años.

> En los países de ingresos bajos y medios de todo el mundo, el 98% de los niños menores de cinco años están expuestos a niveles de partículas finas en el aire ambiente (PM2.5) que superan los niveles recomendados. En comparación, en los países de ingresos altos, el 52% de los niños están expuestos a niveles superiores a los niveles recomendados por la OMS.

> Más del 40% de la población mundial, incluidos mil millones de niños menores de 15 años, está expuesta a altos niveles de contaminación del aire interior, en gran parte debido a las técnicas contaminantes y los combustibles utilizados para cocinar.

En el 2016, aproximadamente 600.000 muertes entre niños menores de 15 años se atribuyeron a los efectos de la contaminación del aire interior y de la contaminación del aire exterior.

La contaminación acumulada del aire interior debido a la cocción y la contaminación del aire exterior causan más del 50% de las infecciones agudas del tracto respiratorio inferior en niños menores de cinco años en países con ingresos bajos y medios.

 

La contaminación del aire es una de las principales amenazas para la salud del niño, responsable de casi una de cada 10 muertes de niños menores de cinco años.

Como luchar contra el “silent killer” (matador silencioso)

El sector de la salud debe tomar medidas para informar, educar, proporcionar recursos para los profesionales de la salud y participar en el desarrollo de políticas intersectoriales.

Se deben implementar políticas para reducir la contaminación del aire: todos los países deben esforzarse por cumplir las pautas de calidad del aire de la OMS para mejorar la salud y la seguridad de sus niños. Para lograr esto, los gobiernos deben adoptar medidas como reducir la dependencia excesiva de los combustibles fósiles en la combinación energética global, invertir para mejorar la eficiencia energética y facilitar la captación de energía renovable. Una mejor gestión de residuos puede reducir la cantidad de residuos quemados en las comunidades y, por lo tanto, reducir la contaminación del aire dentro de estas comunidades. El uso exclusivo de tecnologías y combustibles no contaminantes para cocinar, calentar e iluminar en el hogar puede mejorar significativamente la calidad del aire interior en hogares y comunidades.

Marie Noelle Brune-Drisse enfatizó que todos tenemos un papel que desempeñar en esta lucha.

Se deben tomar medidas para minimizar la exposición de los niños a la contaminación del aire: las escuelas y guarderías deben ubicarse lejos de las principales fuentes de contaminación del aire, como las carreteras de alto tráfico, las fábricas o las plantas energéticas.

subscribete a la newsletter