Los principales contaminantes de aire (1/3)

Los principales contaminantes de aire (1/3)

Aerosoles, amianto, monóxido de carbono

Aerosoles o materia particulada (MPA)

El término partícula o material particulado atmosférico se refiere a cualquier sustancia, a excepción del agua pura, presente en la atmósfera en estado sólido o líquido por causas naturales o humanas. Son producidas por una gran variedad de fuentes, en función de las cuales varían sus propiedades y composición químicas.

Hay 2 tipos generales de fuentes para el material particulado atmosférico: Naturales y Humanas.

Naturales

• Emisiones del suelo
• Superficie de mares y Océanos
• Volcanes y emisiones biogénicas

Humanas

• Emisiones de vehículos
• Uso de frenos y neumáticos
• Erosión del pavimento
• Combustión productos fósiles
• Fundición de metales
• Producción de materiales de construcción

La exposición a la MPA es uno de los principales riesgos para la salud humana en el ámbito de la contaminación atmosférica, cuyos principales efectos sobre la salud son tan variados como graves. Uno de los primeros es la irritación de ojos y nariz, así como intensificación del asma en una persona que lo sufra y agravamiento de enfermedades cardiovasculares. Le siguen a estos posibles efectos algunos como un aumento de la posibilidad de desarrollar cáncer pulmonar, problemas respiratorios severos o, incluso, muertes prematuras.

Pero no es sólo sobre la salud humana donde la MPA ejerce una influencia altamente negativa, la salud del planeta se resiente, y mucho. Su influencia en el cambio climático y el efecto invernadero está sobradamente probada, especialmente por cómo funciona la MPA. Uno de los efectos más evidentes es la reducción de la visibilidad.

Asbesto o Amianto

Asbesto (que significa “incombustible”) y Amianto (“incorruptible”) se utilizan para designar un grupo de minerales metamórficos-fibrosos que se encuentran de forma natural en el medio-ambiente. Estos minerales están formados por fibras largas y resistentes que son lo suficientemente flexibles como para ser entrelazadas, de forma que pueden soportar altas temperaturas.

Las fuentes de MPA, como de casi cualquier contaminante, pueden ser tanto naturales como humanas, aunque la humana siempre es mucho más variada y habitual que la natural.

Natural

• Erosión de suelo de roca que contiene asbesto
• Fibras en el aire

Humana por desgaste o perturbación de:

• Aislantes
• Frenos y Embragues de vehículos
• Baldosas y azulejos
• Paredes de piedra seca
• Tejas
• Cemento

Los efectos del amianto en pacientes expuestos son devastadores en muchos casos. Todas las fibras de amianto son cancerígenas, siendo el amianto azul (crocidolita) la fibra más cancerígena junto al tabaco. Asimismo, el amianto también puede provocar cáncer de la célula mesotelial y afecta a la pleura y el peritoneo y suele darse en personas que han estado expuestos de forma continuada al amianto. Por último, encontraríamos la asbestosis que es una enfermedad pulmonar crónica producida por la irritación del tejido pulmonar provocada por las fibras de amianto y que, con los años, puede provocar fibrosis pulmonar. El síntoma principal es la dificultad respiratoria, tos seca y sensación de tirantez en el pecho.

Fibras de Amianto

Monóxido de carbono (CO)

Es el contaminante más abundante de la capa inferior de la atmósfera.

Se produce por cualquier de los siguientes procesos:

• Combustión incompleta del carbono o de compuestos que los contengan
• Reacción a elevada temperatura entre el CO2 y materiales que contienen carbono en muchos mecanismos industriales
• Disociación del CO2 a temperaturas altas

El automóvil es la mayor fuente (con diferencia) de CO (65,5%). Por ello es lógico que las zonas urbanas presenten más concentración de este gas que puede provocar fatiga y dolor pectoral en personas con enfermedades cardíacas en bajas concentraciones.

Cuando la concentración de CO es alta puede llegar a provocar problemas de visión, coordinación, cefaleas, mareos, confusión y náuseas, síntomas similares a los de la gripe que desaparecen al cesar la exposición al gas.

Este gas es especialmente peligroso porque presenta hasta 240 veces más afinidad por la hemoglobina de nuestra sangre que el oxígeno. Lo que da lugar a la carboxihemoglobina, que desplaza el oxígeno de la sangre, provocando hipoxia e isquemia, situaciones de riesgo para el corazón y el cerebro.

Carboxihemoglobina

¿Quieres respirar mejor?

Los purificadores de aire Teqoya están pensados para eliminar la mayoría de los contaminantes del aire de forma efectiva y mejorando tu salud. Aire puro, como en plena naturaleza, en cualquier rincón de tu hogar. Bebés y ancianos lo agradecerán, ya que son las dos franjas de edad con más dificultades y problemas respiratorios, aunque personas de todas las edades notarán sus beneficios, eliminando contaminantes muy nocivos y ganando en salud y calidad de vida.

Respira el aire más puro en tu propia casa.

subscribete a la newsletter