Todas las ventajas del purificador de aire para los niños

Todas las ventajas del purificador de aire para los niños

Los bebés y los niños son más sensibles a la contaminación del aire. Comprar un ionizador es una solución para que respiren sin problemas y evitarles futuros problemas de salud.

Ya conocemos el efecto de la contaminación, tanto exterior como interior, sobre nuestra salud. Ahora imaginemos cómo puede afectar a aquellos con un sistema inmunológico más débil y en desarrollo como es el de los niños.

Según Unicef, uno de cada siete niños vive en lugares con hasta seis veces más contaminación de lo admitido por los estándares internacionales, considerándola una amenaza para la vida y el futuro que nadie puede pasar por alto.

Durante la infancia se crean las primeras defensas del cuerpo para hacer frente a cualquier infección o enfermedad. Además, se sabe que el cerebro del bebé y el de un niño pequeño, continúan creciendo durante los primeros años y hasta los 20 años no acabará de formarse.

Ahora pensemos, ¿Cómo podrían desarrollarse y fortalecerse en un entorno contaminado y poco saludable?

Prevenir alergias y otras enfermedades con un purificador de aire

Un ambiente libre de contaminación es la mejor forma de proteger la salud de un recién nacido. Las alergias se desarrollan en los primeros años de vida, por lo que la calidad del aire que respira un bebé es determinante para su salud.

Desde hace 50 años, el asma infantil ha aumentado significativamente. Tanto que hoy en día son 334 millones de personas las afectadas. Las enfermedades respiratorias causadas por la contaminación potencian el asma, así como vivir rodeados de polución incrementa en un 40% las posibilidades de contraerla.

La mejor manera de evitar que los niños se expongan a fuentes como el polvo, los ácaros y el tabaco, es un ionizador en la habitación.

En este sentido, comprar un purificador de aire para bebé es la solución para lograr una completa limpieza del aire, sin efectos secundarios y de manera silenciosa en la habitación del recién llegado. El dispositivo puede colocarse en todas las estancias de la casa para deshacerse de ácaros, polvo, bacterias y otros elementos nocivos para la salud del bebé.

Aire puro en su habitación

Las vías respiratorias de los niños son frágiles y más propensas a contraer infecciones. Inhalan más aire en relación al tamaño de su cuerpo, a la vez que respiran de forma más rápida que los adultos. Son en definitiva, más sensibles y están más indefensos frente a esta amenaza. Pero existen formas de protegerlos.

Si bien no se puede minimizar la exposición de los niños a la contaminación en exteriores, nuestro hogar, la escuela, y espacios como las guarderías, se enriquecen con uno de estos dispositivos.

Gracias al purificador, respirar aire puro previene y reduce problemas respiratorios de todo tipo en los niños y toda la familia en general.

subscribete a la newsletter