¿Qué países contaminan más?

¿Qué países contaminan más?

En artículos pasados, hemos comentado cómo la contaminación afecta a nuestras vidas y cuáles son las principales causas por las que la contaminación está demasiado (y peligrosamente) presente en nuestras vidas. Vehículos, industria, costumbres, todo afecta a la calidad del aire. Además de los diferentes tipos de contaminación: aérea, sonora, lumínica, etc.

Pero nunca hemos hablado de cómo se distribuye la contaminación a través del globo. Más concretamente, qué países emiten más contaminación. Más del 90% de la población del planeta vive en zonas donde la contaminación supera con creces los niveles máximos de contaminación.

China

En primer lugar, nos encontramos con China, que en los últimos 25 años ha experimentado un crecimiento en exportaciones y, por ende, en la industria, lo cual emite más dióxido de carbono a la atmósfera que cualquier otro país.

De hecho, China ya ha recibido diversos avisos de luz roja sobre contaminación medioambiental y, hace poco, China se unió al Tratado de París para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Brasil

En segundo puesto encontraríamos a Brasil por permitir la deforestación de la selva amazónica, uno de los principales “pulmones” del planeta, reduciendo las posibilidades de regeneración del aire con cada árbol que talan. También es profusa en extracción de petróleo y emisiones de gases a la atmósfera.

Estados Unidos

Seguidamente tendríamos los Estados Unidos de América, que, recientemente han abandonado el Tratado de París por orden del presidente Donald Trump. Pese a todas las iniciativas medioambientales que los norteamericanos han liderado durante años, sus esfuerzos son insuficientes basándonos en el gasto de recursos y emisiones que luego producen. De hecho, se calcula que un americano medio gasta hasta 10 veces más energía y produce 10 veces más residuos que un Indio.

India

Pese a esa proporción, India es uno de los países más contaminantes del mundo con Delhi como la ciudad más contaminada del mundo según diversos organismos internacionales. Pese a tener iniciativas gubernamentales y legislativas para preservar la calidad del aire, la quema de biomasa y combustibles se ha disparado en los últimos años, dejando en mínimos el efecto de todas las iniciativas antes mentadas.

Rusia

En el siguiente puesto del escalafón está el líder en reservas de gas: Rusia. Su dependencia de dicho recurso y del petróleo, carbón y otros combustibles fósiles ha producido que haya tenido que enfrentarse a diversas emergencias medioambientales en los últimos años, así como unos niveles de deforestación y caza indiscriminada de especies animales que se consideran fuera de los límites lógicos permitidos.

Japón

El otro gigante asiático, Japón, es uno de los mayores consumidores de combustibles fósiles de todo el globo y en el puesto número 6 en cuanto a emisiones de gases de efecto invernadero. Éstos son efectos derivados de la sobre urbanización, industrias químicas, siderúrgicas y energéticas poco o nada respetuosas con el medioambiente y la caza de especies marinas de forma absolutamente indiscriminada y que ya les ha valido diversos vetos por parte de la ONU y otras organizaciones internacionales.

México

México, por su parte, nunca ha firmado un solo tratado internacional de especies amenazadas y no tiene reparos en sobreexplotar sus recursos. El mejor ejemplo de la entropía contaminante de los mejicanos es la capital del país, México D.F… Una de las que tiene mayores densidades de población del mundo, así como de basura, emisiones y contaminación de todo tipo. México aún tiene mucho camino que recorrer para ser responsable con el medioambiente.

Otros países contaminantes…

Australia, Perú e Indonesia pecan de una gran deforestación de bosques vírgenes, lo que, como con Brasil, elimina “pulmones” del planeta tierra. Los bosques son necesarios para mantener el aire debidamente oxigenado y pueden limpiarlo de toxinas, pero si no hay los suficientes, el aire se va degradando cada vez más, como se ve en las grandes ciudades.

En España, ciudades como Bilbao, Barcelona y Madrid han recibido alertas por contaminación, limitando la entrada de vehículos a la ciudad y se ha demostrado que sólo con esa medida el efecto ya sido palpable, pero ni mucho menos suficiente para contener el aumento descontrolado de contaminación.

subscribete a la newsletter